La compañía AEMA, especialista en tratamiento y depuración de aguas en el sector vitivinícola, optimizará la planta de depuración de una importante bodega en la localidad de Requena, después de tres satisfactorios años de explotación y mantenimiento.

La bodega da continuidad a su compromiso con el medioambiente, apostando por mejorar su estación depuradora y ajustarla a las nuevas necesidades y tecnologías.

Esta optimización de la planta, se basa fundamentalmente, en el reemplazo de las antiguas membranas por módulos de fibra hueca sumergida PVFD de última generación. Se ejecutará la instalación de un casete de 16 módulos MBR dejando espacio para la instalación de otro en ampliaciones futuras.

Con esta actuación se consiguen una serie de ventajas:

  • Incrementar la excelencia en lo resultados analíticos del agua de vertido.
  • Derivado de lo anterior, asegurar un pago mínimo en el canon del agua de vertido.
  • Ahorrar energía; gracias a la forma implícita de trabajar del equipo.
  • Facilitar la limpieza del MBR.

Además, se complementará la EDAR con instrumentación e integración de Scada, facilitando las labores de explotación y mantenimiento a distancia y ejerciendo un riguroso control sobre todo el proceso.

Con esta nueva actuación, AEMA sigue desarrollando su estrategia de optimización técnica y económica en el sector vitivinícola.