Sintámonos orgullosos de haber culminado un año más de nuestras vidas. Un año que nos deja una importante lección: gozar de una buena salud es algo que no tiene precio. Sí, el 2020 nos ha quitado muchas cosas, pero nos ha enseñado a valorar mucho más las que tenemos.

¿Nos quedamos con eso?